Desde hace más de dos décadas, miles de personas se trasladan a finales de agosto al desierto de Nevada, en el oeste de Estados Unidos, para participar en el festival Burning Man (hombre ardiente), un encuentro que sus promotores describen como “un experimento en comunidad de autoexpresión y autosuficiencia radical”.

En los últimos tiempos este festival -que desde sus inicios se ha asociado con el movimiento hippie y más recientemente con la música electrónica- ha dejado de parecerse al evento original que iniciaron en 1986 en una playa de San Francisco un grupo de amigos para celebrar el solsticio del verano boreal, quemando una figura de madera de un hombre de más de dos metros de altura.

A principios de los 90 el festival se había hecho tan popular que tuvieron que trasladarlo al desierto de Nevada, donde se espera que esta semana acampen cerca de 70.000 personas en la ciudad efímera bautizada como Black Rock City. Pese a costar alrededor de US$400, las entradas para el evento -que este año tiene lugar del 30 de agosto al 7 de septiembre– se agotaron en menos de una hora después de ponerse a la venta.

En Burning Man, donde tienen cabida múltiples formas de expresión artística así como (según se cuenta) numerosas sustancias ilícitas, está prohibido el intercambio de dinero, ya que uno de los objetivos es compartir. Los participantes deben traer todo lo que necesiten para subsistir durante una semana y aquello que quieran regalar a otros asistentes. Los teléfonos y ordenadores no tienen ninguna utilidad porque no hay cobertura telefónica o internet.

map_b_m

Los diez principios de Burning Man

  1. Inclusión radical
  2. Donación
  3. Desmercantilización
  4. Autosuficiencia radical
  5. Autoexpresión radical
  6. Esfuerzo común
  7. Responsabilidad cívica
  8. No dejar rastro
  9. Participación
  10. Inmediatez

La principal atracción del evento es la procesión con tintes paganos que se realiza el sábado y que acaba con la quema de la figura de un hombre de madera que da nombre al festival y que el año pasado tenía más de 12 metros de altura.

Comentarios